Cuando no interesa acogerse a la ley de segunda oportunidad

Abogado en Jerez

A veces me preguntas si a todos aquellos que tienen deudas les interesa acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. La respuesta es NO.

Cuando la deuda no supera un determinado importe, podemos poner un límite entre 10.000 y 15.000 euros, los costos del proceso pueden desaconsejar iniciar entrar en un laberinto judicial para exonerar una cantidad que después de pagar gastos puede quedarse poco más de la mitad.

Otras veces, los deudores sólo tienen deudas de derecho público (Seguridad Social y Agencia Tributaria) y van buscando la Ley de Segunda Oportunidad pero deben saber lo que pone el artículo 489 TRLC: La deuda de derecho público (Agencia Estatal de la Administración Tributaria – AEAT y créditos de la Seguridad Social –TGSS–) estará excluida de la exoneración en el límite cuantitativo del artículo 489.1.5 TRLC, esto es, hasta el importe máximo de 10.000 Euros por deudor, con una exoneración directa de los primeros 5.000 Euros y, a partir de esa cifra, hasta el 50% de la deuda con el límite de otros 5.000 Euros.

Eso supone que si hay una deuda muy alta de derecho público hay que entrar en concurso siendo consciente que va a quedar gran parte de la deuda sin exonerar.

Finalmente, a quien no aconsejo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad son a los titulares de viviendas o bienes inmuebles que mantienen todavía hipoteca pero les queda poco para finalizar de pagar. Los tribunales automáticamente no excluyen esos bienes, sino que tienen presente que en interés del concurso se debe liquidar todo y hay riesgo alto de perderla.

Noticias relacionadas:

Estamos aquí para ayudarle

Abogado en Jerez

A veces me preguntas si a todos aquellos que tienen deudas les interesa acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. La respuesta es NO.

Cuando la deuda no supera un determinado importe, podemos poner un límite entre 10.000 y 15.000 euros, los costos del proceso pueden desaconsejar iniciar entrar en un laberinto judicial para exonerar una cantidad que después de pagar gastos puede quedarse poco más de la mitad.

Otras veces, los deudores sólo tienen deudas de derecho público (Seguridad Social y Agencia Tributaria) y van buscando la Ley de Segunda Oportunidad pero deben saber lo que pone el artículo 489 TRLC: La deuda de derecho público (Agencia Estatal de la Administración Tributaria – AEAT y créditos de la Seguridad Social –TGSS–) estará excluida de la exoneración en el límite cuantitativo del artículo 489.1.5 TRLC, esto es, hasta el importe máximo de 10.000 Euros por deudor, con una exoneración directa de los primeros 5.000 Euros y, a partir de esa cifra, hasta el 50% de la deuda con el límite de otros 5.000 Euros.

Eso supone que si hay una deuda muy alta de derecho público hay que entrar en concurso siendo consciente que va a quedar gran parte de la deuda sin exonerar.

Finalmente, a quien no aconsejo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad son a los titulares de viviendas o bienes inmuebles que mantienen todavía hipoteca pero les queda poco para finalizar de pagar. Los tribunales automáticamente no excluyen esos bienes, sino que tienen presente que en interés del concurso se debe liquidar todo y hay riesgo alto de perderla.

×